Mi?rcoles, 12 de febrero de 2014
IMG_8436
La UNODC (Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito) y la CICAD (Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas), en su informe del año 2010, ya advertían sobre la estrecha relación entre drogas y delito en jóvenes infractores a la Ley. Es decir que mientras se ha notado un creciente consumo de adolescentes y escolares de drogas, desde la fecha del informe, ha crecido considerablemente, especialmente en los países de Latinoamérica, el porcentaje de adictos jóvenes vinculados a delitos, generalmente son jóvenes de los sectores más vulnerables o que presentan problemas sociales, poca contención familiar, deserción escolar, desempleo o incluso problema congénitos por padres consumidores de drogas o alcohol.
La exacerbada propaganda consumista que resalta las condiciones de un equivocado concepto del éxito vinculado al consumo de objetos de confort, y la degradación moral de las sociedades donde los ciudadanos descreen de las instituciones, sospechadas de corrupción e impunidad, han llevado a que se destaque el placer y el tener, por sobre otras condiciones morales como lo era el honor y la familia.
En ese panorama, donde hoy en día no es algo raro encontrar a menores deambulando o bien teniendo actividades nocturnas ya desde los 10 años, se abre una puerta a un mundo para el que no todos están preparados y mucho menos en una sociedad cada vez más violenta, como si todo lo que no acompaña esa decadencia fuera hostil y retrogrado, así el que se siente marginal, margina y se auto excluye al ver en el otro alguien que no es de su pertenencia.
Para comprender el aumento del delito, no basta con el discurso político clientelista de prometer inclusión como método de combatir la droga porque eso por sí solo, constituye una de las mayores mentiras. La inclusión no es solo el acceso a un plan o a una vivienda, porque subsidiar el no trabajo, el no estudio y dar viviendas sociales, es una forma de mantener la exclusión y marginación de esos a los que se dice ayudar, porque generalmente se les otorgan viviendas de baja calidad, en barrios periféricos donde no hay inclusión sino acumulación y eso no es promover el trabajo y el progreso de los ciudadanos, porque tampoco todos tienen acceso a esos beneficios.
Cuando faltan posibilidades de progreso por mérito personal y se fomenta la posibilidad de un “puesto” en alguna oficina pública sin que se respete el requisito de idoneidad, entonces todo deja de tener sentido como un mérito y es un acto de puro oportunismo.
CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD UN BUEN TERRENO
La corrupción, pero especialmente la impunidad, son un buen terreno para promover los delitos en una sociedad de jóvenes precoces consumidores y delincuentes. Porque por un lado, la corrupción hace que sea muy sencillo “coimear” a policías y funcionarios, los que en conjunto forman un mecanismo enorme no vencido a la fecha y que hará difícil siempre la lucha contra la droga por el dinero en efectivo y constante que manejan los que lucran con las drogas.
Los políticos han encontrado en los que se relacionan con el mundo de las drogas un buen nicho de militantes “baratos”, buscan un referente o “puntero” que pueda movilizar a 20 o 30 personas y desde allí saben tendrán “mano de obra barata”, así es común que muchos actos políticos cuenten con la presencia de barras de clubes de fútbol locales, y “representantes” de clubes de algunos barrios del municipio, esto pasa en casi toda la provincia de Buenos Aires y Avellaneda no solo no es la excepción, sino que mientras algunos clubes de barrio han recibido un importante apoyo económico para mejorar las instalaciones, otros aún esperan una audiencia.
El propio enfrentamiento entre las distintas facciones de la hinchada del Club Independiente han revelado hasta que punto en el medio del delito, las drogas y las barras, está involucrada la política y su protección ante la Justicia, la policía logró en su momento desarticular una emboscada sangrienta y algunas detenciones, pero a pesar de los elementos secuestrados, de lo que habían publicado en las redes que harían, todos, incluso los que tenían antecedentes y causas pendientes, recuperaron inmediatamente la libertad por decisión de la UFI 4 del Polo Judicial de Avellaneda.
No estamos descubriendo nada nuevo respecto de los vínculos de barras de clubes con políticos locales, pero sí existe un hecho por demás sugerente y nuevo, es ver algunos de estos personajes como se muestren a los besos y abrazos con altos funcionarios del municipio, sí aunque usted no lo crea, mientras que a un vecino, le toman los datos, le preguntan para qué quiere ver a X funcionario y le dan una fecha que suele cancelarse, a estos “bravos muchachitos”, se los recibe afectuosamente y sin anuncio previo, ni siquiera hablan con las secretarias, se manejan directamente con los funcionarios. Son muchas las historias para contar en el tiempo que uno pasa sentado en los sillones de acceso a la privada del intendente, siempre llega alguien que invoca nombres y hechos a viva voz, al principio uno descree de lo que oye, hasta que ve a funcionarios como el secretario de gobierno y seguridad Pablo Vera salir y fundirse en un abrazo con esta gente que abiertamente reconocen ir a “que le solucionen el problema”, problema que generalmente nace en el incumplimiento de alguna norma.
Entonces uno comienza a entender que si la seguridad está en manos de esta clase de funcionarios, que a la vez, coordina acciones con policías sospechados de corrupción, la batalla contra el delito y los delincuentes está perdida.
Mientras preparaba este informe, invité a los vecinos a participar con sus experiencias o denuncias, y el resultado superó mis expectativas, la gente no solo tiene miedo por el avance de la venta de drogas y los delitos que acompañan este crecimiento, sino que más que eso, están cansadas de la impunidad, son muchos los testimonios de vecinos y especialmente madres que repetían “el intendente me defraudó, nos escuchó, hablamos con Canosa, con el jefe de la comisaría y todo está igual o peor, si tuviera un arma lo terminaría yo el asunto, así no se puede vivir.” Y la realidad es que muchas de estas personas tenían en sus manos la nota que presentaron para la audiencia y entendieron que no era bueno seguir denunciando frente a las autoridades, en uno de los casos nos cuenta, que de la reunión solo participó el intendente y otro funcionario al que no conoce ni recuerda quien era, que le dio todos los datos de un “tranza”(vendedor al menudeo de drogas) del barrio, uno menor para ver qué hacían y para su sorpresa cuando regresó a su casa el señor delincuente la esperaba para decirle que él ya sabía que ella estaba hablando de él. Nos decía que no puede acusar directamente al intendente, pero que de esa reunión solo participaron tres personas contándola a ella.
Son varios los testimonios de vecinos de Sarandí que preocupados por la inseguridad y las drogas nos han escrito al multimedios y aportado su experiencia e información, solo vamos a hacer referencia a los hechos que hemos podido confirmar en fuentes policiales o judiciales.
Estación Sarandí.

Estación ferroviaria de Sarandí y viaducto, son varios los vecinos que refieren que la zona es una zona liberada y reafirma esto las denuncias por robos y lesiones que se han radicado en los últimos tiempos. Las víctimas suelen ser asaltadas o bien mientras esperan el tren o cuando están en las inmediaciones de la misma, el modo de operar de los delincuentes, en su mayoría jóvenes que se encuentran bajo los efectos de alguna sustancia, a veces armados y otras atacando en grupo tal como hoy denominan los medios de prensa “pirañas”.
Si bien a metros de la estación suele haber un policía de la bonaerense que cuida los negocios en la cuadra de la conocida pizzería “Los Tres Ases”, muchos dudan de la vocación de servicio de este efectivo policial que no logra detener a nadie, pero si se ocupa de piropear a las muchachas.
Personalmente creo que si hay un policía y los delincuentes se mueven con tanta facilidad, hay algo que no está funcionando bien.
Unos vecinos por esta situación juntaron firmas y consiguieron una reunión con el intendente Jorge Ferraresi, los escuchó y se comprometió a ocuparse del tema, el resultado fue inesperado, no solo los delitos y la venta de drogas aumentó, sino que el día 1ro de enero del 2014 el barrio se conmovió con gritos, disparos y sirenas, los delincuentes de la calle Emilio Zola, se enfrentaron por el dominio del lugar con el grupo denominada “ciudadanos paraguayos” y para cuando la policía llegó solo encontraron un muerto y algunos heridos, pocos detenidos y recuerdan que luego de esto, durante 12 días hubo una presencia policial, incluso vehículos de policía de civil, pero que pasado esto a la fecha todo sigue igual, los vecinos tratan de evitar moverse solos y miran muy bien a todos lados si tienen que pasar cerca, preguntados por este medio si volverían a denunciar o reunirse con el intendente dicen que sin pruebas de que van a hacer algo de verdad no. Ya que ni siquiera se preocuparon las autoridades en buscar y detener a uno de los motochorros del lugar que se encuentra prófugo por un homicidio.
Otro de los puntos calientes que denuncian los vecinos son linderos a la cancha de Arsenal, como por ejemplo Emilio Zola y Baradero, Mitre y Pila, Mitre al 2800 bajo viaducto, el edificio tomado ubicado en Agustín Debenedetti y José Manuel Estrada.
Casi toda las zonas mencionadas corresponden a la comisaría 4ta.
Quinta Galli Este

Otros vecinos preocupados por la inseguridad nos cuentan que desde hace ya un par de años vienen colocando alarmas, púas, rejas y aún así son víctimas de intentos de robos a sus casas, acusan de ser la causal el incremento ya a plena luz del día de venta de drogas, los jóvenes están todo el día en las esquinas de Iriarte y Núñez o en Iriarte y Argañaráz con sus autos, sus motos, escuchando música, bebiendo, uno los ve ir y venir, pero esta zona es un desastre, ya ni a las plazas se puede ir, hay tres plazas, una en Núñez y Bereguiristain que nadie del barrio va porque es usada por los que venden drogas, la policía tiene varias denuncias pero nunca hizo nada, por esta calle van y vienen los mismos que después uno ve huir cuando roban a algún vecino.
La otra plaza está entre Bereguiristain, Ricardo Gutiérrez, Dardo Rocha y Vicente López, frente a la maternidad Ana Goitía, más conocida como Jaramillo, al igual que la plaza, que en realidad se llama San Martín, ya hemos escrito varias veces al respecto de la misma, por la gran presencia de jóvenes negociando drogas, consumiendo drogas y la presencia de motochorros, si bien la comisaría 1ra. había comenzado a observar la plaza, órdenes superiores levantaron todas las investigaciones en la zona, dicen por orden del Jefe Distrital el Comisario Inspector Canosa.
Policías de investigaciones consultados al respecto nos reconocieron que esa zona hace años que es un desastre con el tema drogas, mencionan que en el club que se encuentra a metros de la plaza, siempre hubo movida y que las vecinos se cansaron de denunciar, pero que cuando estaban por hacer algún trabajo para detener a los implicados alguien les avisaba, este es uno de los club donde siempre suela haber una camioneta del municipio estacionada, no se sabe bien los motivos pero suele pasar varias horas allí.
La otra plaza en cuestión se encuentra entre Ricardo Gutiérrez, Iguazú, Vicente López e Iberá. Los empleados de la remiseria del lugar suelen quejarse de la presencia de jóvenes en la intersección de Iberá y Vicente López, en reuniones de vecinos se quejaron de que allí hay un grupo que se dedica a vender y consumir drogas y eso genera que algunos terminen cometiendo delitos. Cuando algunos vecinos apuntaron a los hijos y amigos de los hijos de una referente barrial o “puntera” a la que conocen como “Lita” esta no dudó en acusar de los hechos a los hijos de unos miembros de la barra brava de Boca, desde este multimedios pudimos comprobar la veracidad de las denuncias de los vecinos y la inactividad policial, son varios los comercios en la zona que tienen un afiche que reza “vecinos alertas”, ya que muchos comerciantes denuncian que frente a la básica de la mujer, existe una propiedad en la calle Antofagasta entre Ricardo Gutiérrez y Vicente López, que suele ser usurpada por distintos jóvenes que luego se alternan y viven un tiempo, durante el que se dedican a mendigar por los comercios o bien pedir a los vecinos, tanto del personal de la comisaría 1ra, como del personal de Protección Ciudadana, dependiente de la Jefatura Distrital.
Lugares denunciados por los vecinos, Estanislao del Campo entre Beriguistain y Llorente, Nicolás Avellaneda y Atenas, Ricardo Gutiérrez y Olavarría, Pasaje Homero y Progreso, Roca y 12 de octubre, Vicente López y Suárez, Hernán Cortés y José Manuel Estrada, Ricardo Gutiérrez e Iriarte, Argañaráz entre Antofagasta e Iguazú, Núñez y Dardo Rocha, Roca y Llorente.
También nos consta que las mencionadas dependencias policiales tienen los domicilios, nombres y vehículos de todos los involucrados en estos delitos, pero a pesar de esto no han iniciado ninguna investigación policial ni judicial, algo similar a los hechos que denuncian los vecinos en otros barrios, donde teniendo todos los elementos necesarios para investigar, no han hecho nada.
Wilde

Es tal vez una de las localidades más complejas del partido de Avellaneda en cuanto al tema de las drogas, con la comisaría 5ta., una de las más cuestionadas por los vecinos, lidera desde hace años la estadística de más relevos de comisarios, con varias zonas calientes, es un lugar donde los barrios más lindos se encuentran cercados por zonas peligrosas. Pegado a Villa Domínico, y lindero a Sarandí y la comisaría 4ta. ha sido protagonista de muchos hechos delictivos, algunos graves con asesinatos innecesarios, los vecinos encuentran los motivos del aumento de los delitos violentos en el consumo de drogas, aseguran que a nadie sorprende encontrar a jóvenes consumiendo drogas, que hay baldíos y lugares donde se forman casi comunidades de adictos y delincuentes.
Incluso algunos bares nuevos en la zona concentran a dudosos personajes en esquinas como Mitre y Rodó, Fabián Onzari entre Arredondo y Crisólogo Larralde, Lynch y Belgrano, Lartigo y Emilio Zola, Salvador Soreda y Bahía Blanca, alrededores del hospital municipal de Wilde, estación de Wilde.
Gerli 

Vecinos de Gerli, son los que han visto en estos años como el barrio se fue transformando, como conocidos “tranzas” del barrio han perdido el pelo y engordado pero no las costumbres, a pesar de ser muy conocidos por sus actividades, parece que esto a la policía de la comisaría 6ta. poco les interesa para trabajar y llevar tranquilidad a los vecinos.
Calles como Lucena entre República del Líbano y Elizalde son desde hace años un lugar de encuentro de delincuentes y consumidores, que al igual que en plaza Alsina, hasta se han instalado un sillón para su comodidad. Reconquista y Casacuberta, en la esquina de la casa usurpada a la que como la policía tenía las fotos le han modificado el frente, la casa usurpada de Elizalde y Casacuberta que acumula autos, el taller clandestino de Tres Sargentos 1331 que sin tener actividad según la AFIP, y el propio municipio puede pagar viajes, indemnizaciones judiciales por más de 100 mil pesos, etc., de que creen que viven?.
Pero claro, como se dedica a “reparar” patrullas y autos particulares de policías y además ser “buche” entregando a otros, esta gente sigue moviéndose con impunidad. 
El propio municipio en esta caso había constato la ilegalidad del taller y restaba la clausura, pero terminaron según dicen aceptando un descargo de Maximiliano Amorín, respecto a que no es un taller el lugar que en realidad los vecinos le estacionan los autos en la vereda y que los que están dentro del galpón están ahí para que cada uno se arregle el auto y no tenerlo en la calle, que él solo les presta de buen vecino un espacio, pero que nada tiene que ver con las reparaciones que se ven, puede parecer un chiste, pero es así, como se manejan los que tienen contactos y las explicaciones que suelen dar para burlarse de los que cumplen con todo lo que se les pide y más.
La esquina de Helguera y Sarmiento es otro de los puntos que los vecinos denuncian como desprotegido por la policía, como lo es Helguera entre Sarmiento y Anatole France.
Sarmiento al 1100, frente al depósito fiscal de Megatón, el municipio al parecer ha tomado un galpón y la casa de al lado que se encontraba vacía fue ocupada por algunos jóvenes que despiertan miedo en los vecinos ya que suelen ir y venir jóvenes en moto a la vivienda y salir con sus motos aceleradas, siendo muchos de estos muchachos los mismos que se encuentran en algunas de las esquinas mencionadas como conflictivas y liberadas por los vecinos.
Nazar entre De La Serna y Casacuberta, dicen los vecinos se ha ido transformando en una cuadra complicada, antes había dos o tres chicos con problemas, pero ahora se ve ir y venir autos, se escuchan peleas y hasta se ha visto gente armada venir a buscar drogas y dinero, la policía ni se ve denuncian los vecinos.
Tres Sargentos y Casacuberta, en la puerta misma de la Unidad Sanitaria 14, desde no hace mucho, se juntan unos muchachos a beber y fumar porros, al parecer el control de bebidas es algo que tampoco se realiza a conciencia.
Reconquista entre Lafuente y Lucena, Lucena entre Reconquista y Pasaje Angaco.
Arredondo entre Lacarra y Güemes, cuadra del conocido salón de fiestas Mariposa es otra cuadra donde la policía parece que perdieron las denuncias de los vecinos, ¿será porque la investigación de algunos delitos terminaba en un sector de la barra de Independiente.?
Salta y José Martín De La Serna, una esquina que está entre Gerli y Sarandí, otro punto caliente de la zona, a su alrededor el incremento de la venta de drogas ha generado enfrentamientos entre los grupos que se disputan el “negocio”, en el día de ayer en un enfrentamiento entre bandas en la calle Magán y De La Serna casi matan a una beba y su madre ajenas a los hechos, aún no hay detenidos.
Basabilbaso entre Cangallo y Carabelas, hay un ida y venida de compradores y no de cigarrillos.
Oncativo entre Cangallo y Campichuelo, Cangallo al 1700.
La zona del Puente Gerli, es otro de los lugares que preocupa a los vecinos, los alambrados que bordean las vías y dan a las escaleras suelen estar rotos y los pastos altos lo que favorece que se escondan delincuentes para asaltar a los vecinos que vienen o van a trabajar, y la presencia de drogadictos es algo que preocupa desde hace años a todos, al punto que el cura Pablo Osow recorre los lugares para tratar de rescatar a los jóvenes de esta peligrosa adicción.
Casi todo Gerli está bajo la jurisdicción de la comisaría 6ta.
Capítulo aparte merece el barrio 4 de junio, el que se encuentra justo detrás del Alto Avellaneda y a pocos metros del Palacio Municipal, tristemente famoso por los enfrentamientos a balazos en el barrio, donde muchos se ocultan de la justicia y donde la policía rara vez ingresa a realizar controles, en los últimos meses del 2013, se registraron varias peleas entre bandas por el control de la droga que dejó varios heridos y algunos muertos, pertenece a la jurisdicción de la comisaría 1ra.
Piñeiro 

Esta otra zona de Avellaneda tiene muchos sectores que preocupa a los vecinos, pero si existe una zona donde se puede ver de todo, es la de Hipólito Yrigoyen (ex Pavón) y la avenida Galicia, especialmente los días jueves, viernes, sábado y domingo, merced a la cantidad de jóvenes que salen a cenar con amigos o a bailar.
José Giribone y Fernández Edmundo, Entre Ríos y La Rioja, Méjico y Humberto Primo, Paso de Burgos y Chile, Paso de la Patria y Mario Bravo, Uruguay e Hipólito Yrigoyen.
Está bajo la jurisdicción de la comisaría 2da.
Avellaneda Centro

Avellaneda Centro no es la excepción, ya varios vecinos han podido leer en portales  de noticias colegas sobre la primicia de nuestro multimedios, la presencia de adictos y vendedores de drogas en plena Plaza Alsina, a tan solo metros de la comisaría 1ra. y en una de las zonas más cuidadas, pero de prevención nada.
Los alrededores de la UNDAV son otra de las zonas de constante reclamo de los vecinos, casas usurpadas y la ida y venida de sospechosas personas en busca de drogas, también a pesar de la cercanía de la comisaría 1ra y la propia Jefatura Distrital, todo sigue sin que se registren procedimientos policiales.
Villa Domínico 

Este es otro de los barrios castigados por el delito y la droga, los vecinos se encuentran muy temerosos en algunas zonas como lo son las cercanas a la estación ferroviaria de Domínico, la zona de los canales, las calles linderas a las vías y del otro lado de la Av. Mitre los que viven cerca del cementerio municipal, donde muchos denuncian hechos de inseguridad dentro del mismo y en sus alrededores, los barrios precarios cerca de Villa Corina son lugares donde el delito y la droga son moneda corriente y muchas veces las víctimas ni siquiera denuncian los hechos criminales.
La jurisdicción en este caso es de la comisaría 4ta y 7ma.
Dock Sud

Históricamente se relaciona a Dock Sud como una de las zonas más bajas del partido, lugar de paso de marineros, camioneros y operarios tiene dentro de su localidad a la Isla Maciel, un terreno que fue durante años punto obligado de quienes buscaban prostitutas y jóvenes deseosos por debutar sexualmente, un lugar de vicios y pecado, hoy constituye una de las localidades más calientes del partido, drogas, ladrones y refugio de prófugos tiene varias torres famosas por los hechos de sangre que se producen, hasta en Okupas se podía ver la conjunción entre delito, drogas y alcohol.
Esta dentro de la jurisdicción de la comisaría 3ra.
Conclusiones

Es indudable que por los cientos de testimonios de los vecinos recogidos a la fecha y que aumentarán cuando lean el informe sabiendo que solo la unión de todos podrá generar un cambio, que es un compromiso ciudadano no callar para que tengamos una mejor Avellaneda, más segura, más participativa.
Desconocemos los motivos por los cuales el intendente no ha podido encontrar el camino correcto en materia de seguridad, le hemos propuesto varias veces participar con el aporte medidas concretas y sencillas.
Es inexplicable que a pesar de tantas quejas de vecinos, no haya el intendente brindado un comunicado sobre reuniones con el Jefe Distrital, pedido por el propio intendente, hecho que fuera publicitado en el propio portal de la municipalidad, a pesar de que desde el portal Foro Avellaneda Segura se ha afirmado en más de una oportunidad que durante un tiempo prolongado no funcionaron las cámaras de seguridad del centro de monitoreo, ningún funcionario a la fecha ha dado alguna explicación, como tampoco se entienden los motivos por los cuales los vecinos no pueden visitar el lugar y ver su correcto funcionamiento.
Un informe del propio gobierno nacional alertaba sobre algunos negocios tradicionales hoy vinculados al lavado de dinero producto del narcotráfico y si uno lo traslada a Avellaneda empieza a tener sentido algunos paisajes que uno ve a diario, y es la presencia de autos de alta gama en barrios humildes, en lavaderos, en transportistas, en inmobiliarias y en bares con inversiones que no dan un margen de ganancia rentable.
Algunos de los barrios mencionados poseen agencias de remises sin habilitación, con autos en pésimas condiciones que son generalmente utilizados para viajes a villas o sectores donde otros remiseros no ingresarían y esto la policía lo sabe muy bien, tan bien, que por el testimonio de algunos choferes, pudimos saber que pagan una coima semanal al “jefe de calle”.
Hay mucho por investigar y prevenir en Avellaneda, este informe lo pudimos realizar con el invalorable aporte de cientos de vecinos que confiaron en nosotros, que se animaron, los nombres de los involucrados no se publican para que las autoridades investiguen y no tengan la excusa de que no se pudo hacer nada porque al saberse descubiertos o denunciados por los vecinos huyeron.
El año pasado la UFI 4 descentralizada del Polo Judicial de Avellaneda tenía una investigación judicial sobre la inseguridad en el partido de Avellaneda y el manejo del presupuesto en la materia por parte de algunos funcionarios, pero inexplicablemente no se hizo nada, se cajoneo la causa, esto los vecinos lo deben saber no para desanimarse, sino para comprender que no solo lo que nos pasa es responsabilidad de los políticos y la policía, hay otros también funcionarios que no cumplen con su trabajo para garantizarnos la transparencia que nos ayude a una mejor seguridad.
Como ahora los ojos y las expectativas de los vecinos están sobre nosotros, además de publicar el informe, presentaremos una copia del mismo en la privada del intendente para que no haya más motivos para que alguien diga no lo vio o no le dijeron, también para callar las mentiras de los que dicen que el intendente recibe a todos y se preocupa, vamos a ver si el Ing. Jorge Ferraresi realmente se interesa en el tema, o simplemente deja que las cosas pasen.
Por Marcelo Ricardo Hawrylciw
Editor General Multimedios El Sindical

Tags: Avellaneda, drogas, delitos, Jorge Ferraresi, Pablo Vera, Crio. Insp. Canosa, Gerli

Publicado por hawrylciw @ 21:33  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios