Domingo, 02 de febrero de 2014

logo-ameportLos trabajadores públicos, suelen hacer uso de las mutuales para disfrutar de sus vacaciones por las posibilidades que estas brindan en cuanto a las financiaciones que estas suelen ofrecer con precios muy convenientes y pagaderos en varias cuotas, siendo el trámite muy sencillo y con pocos requisitos, un codeudor, recibos de sueldo y fotocopias del DNI.

En el caso de la Mutual Ameport, los comentarios eran muy buenos, atención personalizada al afiliado, un edificio más cómodo, buen trato de los vendedores y convenios con hoteles de precios módicos y buena ubicación. Hasta acá, todo es muy tentador y uno mismo al ver el edificio de la mutual en la calle Hipólito Yrigoyen 684, CABA, cree estar en un lugar donde se invierte en beneficio y comodidad del afiliado, pero lamentablemente todo es distinto cuando surge algún inconveniente y la mutual debe resolver el mismo cuidando y privilegiando al afiliado, otro punto importante a tener en cuenta al elegir una mutual o agencia para las vacaciones, y es importante, porque a kilómetros de la Capital Federal es difícil a veces resolver los inconvenientes.

Por eso nuestro consejo como medio periodístico, es que quienes vayan a contratar, se aseguren de que los servicios que se ofrecen en el hotel donde se vayan a alojar sean bien detallados y que siempre les entreguen una copia de lo que están contratando, es preferible prevenir que luego pasar un mal momento.

 Hotel Gran Continente San Clemente del Tuyú

La señora X, contrata una estadía en el Hotel Gran Continente de San Clemente del Tuyú, por su buena experiencia con el Hotel Gran Continente de Santa Teresita. Como la señora X, viaja con sus hijas y pareja, antes de contratar pregunta en las oficinas si el hotel cuenta con Internet, a lo que le indican que sí que hay Wi Fi en todo el hotel, condición esta que se hace necesaria por el hecho de que su pareja necesita una conexión para trabajar y sus hijas para estar conectadas con sus contactos. El hotel al llegar es tal cual se ve en las páginas y similar al otro de Santa Teresita, le asignan dos habitaciones en el primer piso la 17 y la 21, en la que ocupa la señora y su pareja se aprecia a simple vista falta de limpieza en marcos, cuadros y paredes de donde cuelgan telas de araña, y a un costado de la mesa de luz de la derecha unas pequeñas cucarachas que se mueven en el rincón. Al intentar conectarse las notebooks muestran distintas conexiones, pero de hoteles y negocios linderos, la conexión del hotel aparece débil unos segundos y luego desaparece.
Al consultar en la recepción les informan que en los cuartos superiores es difícil conectarse y que la encargada recién llega a las 19:30 hs. hasta esa hora el cliente se queda sin posibilidad de usar Internet salvo en la zona del comedor.
La señora X llama desde su celular a la mutual Ameport, donde curiosamente, la empleada le pide que le envíe un mail a alguien que llama para reclamar no tener Internet en su habitación. Le pasa la dirección de mail [email protected] , algo extenso para recordar o escribir en un celular. Hecho esto, y al volver a llamar le pide que ahora envíe otro mail a otra cuenta.
Pasadas las 20:00 hs. la encargada le informa al señor que la única posibilidad que existe es un cambio de habitación para la pareja a una matrimonial de planta baja donde sí existe conexión de Wi Fi, pero que si uno necesitaba Internet debe aclararlo antes de viajar para evitar que pasen estas cosas. El hombre consulta a su pareja y esta no acepta alejarse de sus hijas menores y que no tengan acceso a Internet, con lo cual se asignan las habitaciones 2 y 3 de la planta baja, solucionándose el tema de Internet. El tema de la limpieza sigue siendo algo pendiente, si bien el personal de limpieza deja la habitación impecable, las cucarachas siguen haciendo su presentación, y la ausencia de rejas en la ventana de las habitaciones de planta baja a la calle son un tema a considerar al momento de dejar objetos de valor, ya que es muy sencillo ingresar por la ventana, algo curioso en los tiempos que se viven. Si bien la conexión tiene una buena señal, es inconstante y por la noche suele desconectarse el servicio, no sabiendo que explicar el encargado de la noche los motivos del mal funcionamiento.
El hotel posee como critica la ausencia de rejas en las ventanas a la calle, falta de matafuegos o elementos contra incendios en sus instalaciones, pero suple muy bien las falencias con la excelente predisposición de los empleados, que siempre tratan de resolver los inconvenientes con lo cual le vamos a sugerir al dueño, que haga una mínima inversión, que coloque el modém en un lugar elevado y no debajo del mostrador como se encuentra ahora, e invierta en cambiar las antenas que el router posee por otras de mejor calidad y ganancia, con ello tendrá una mejor señal y calidad del servicio de Wi Fi, la seguridad es importante para aquellos que viajan con cámaras o computadoras de elevados costos, lo que no es algo menor y el hotel debería considerar.

Pero lo que es inaceptable, es la respuesta de la Mutual Ameport en palabras de su representante Diego Salom, el cual curiosamente intenta "lavarse las manos" indicando que solo hay Internet en el salón comedor y en los lugares comunes. Es evidente que el señor Salom no tiene muy en claro lo que se denomina lugares comunes, y a diferencia de la gente del hotel, es evidente que ni siquiera miró la página del hotel donde se indica, que dentro de los servicios que se brindan, está el de Wi Fi, incluso es lo que se publicita en el Facebook que el hotel posee. Este señor debería saber que existe en Defensa al Consumidor lo que se denomina "Publicidad Engañosa".
A la respuesta al mail del señor Diego Salom, no se recibió respuesta alguna. Desde este artículo queremos advertir a todos nuestros lectores y oyentes que tengan en cuenta muy bien los detalles al momento de contratar y que evalúen con conocidos si la mutual o empresa ha respondido ante imprevistos o como en este caso intentan despegarse del problema, porque las vacaciones son para relajarse y no estar preocupado por la humedad de la habitación, la presencia de cucarachas o la falta de Internet para los que la necesitan.
 ventana-sin-rejas-a-la-calle-hotel tela-de-araña-hotel cucaracha-hotel

 Definición de publicidad engañosa

La publicidad engañosa es aquella que, de cualquier forma (incluida su presentación) ,puede inducir a error a sus destinatarios o afectar su comportamiento económico. Para los autores O'Guinn, Allen y Semenik, la publicidad engañosa es aquella cuyas caracteristicas de un anuncio son distintas a las afirmaciones del desempeño de la marca. también se entiende por engañosa la publicidad que silencia datos fundamentales de los bienes, actividades, o servicios, siempre que dicha omisión induzca a error a los destinatarios.

Marco legal Publicidad

Tanto la Ley 24.240 de Defensa del Consumidor como la Ley 22.802 de Lealtad Comercial reglamentan cuestiones relativas a la publicidad que se realiza en la oferta de bienes y servicios. La Ley de Defensa del Consumidor obliga a quien realice una oferta a indicar la fecha precisa de comienzo y de finalización, así también como sus modalidades, condiciones o limitaciones y establece que las precisiones formuladas en la publicidad o en cualquier medio de difusión obligan al oferente y se consideran incluidas en el contrato (Artículos 7º y 8º Ley 24.240)

Publicidad Engañosa

La Ley de Lealtad Comercial prohíbe expresamente la realización de cualquier presentación, publicidad o propaganda que por medio de inexactitudes u ocultamientos resulte engañosa o confusa para los consumidores. Mediante esta prohibición se intenta evitar que el consumidor pueda ser inducido a adquirir un producto o contratar un servicio diferente del promocionado (Artículo 9º Ley 22.802).


Por Marcelo Ricardo Hawrylciw
Editor General Multimedios El Sindical
www.elsindical.com.ar 


Tags: Partido de La Costa, Mutual Ameport, Diego Salom, Hotel Gran Continente, publicidad engañosa, Wi Fi, suciedad

Publicado por hawrylciw @ 17:11  | Noticias
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios