Jueves, 12 de febrero de 2009
image

Cuando los funcionarios no saben que responder, siempre es bueno negar los hechos.

¿Qué puede llevar a un político a responder por escrito un requerimiento con afirmaciones falsas? ¿Será por desconocimiento, por mal asesoramiento? Por el motivo que sea, uno como ciudadano y periodista no puede omitir destacar que, en este caso en particular, desde el Ministerio de Seguridad, Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a cargo del Dr./Cdor. Domingo Aníbal Fernández se ha mentido en la respuesta brindada. A los defensores de siempre, podrán decir que el ministro se guía por lo que le informan, pero ese es un problema del señor ministro: el no saber en quién confiar o no tener gente capacitada en los puestos que él dirige.

Todo se originó el día 4 de enero del 2009, cuando a mi casilla de correo personal llegó un mail de la División Prensa de la Gendarmería Nacional, algo que me resulto curioso ya que luego de algunas consultas por denuncias de irregularidades en los pagos al personal de Gendarmería que custodia los ferrocarriles dejaron de enviarme noticias y mucho menos alguna vez respondieron al respecto de la molesta consulta. En este mail, había una imagen animada y una invitación a visitar un blog mediante el link http://osacra.blogspot.com/. Al ingresar al mismo, el portal se presenta como “revolución gráfica” y alentaba una especie de terrorismo desde el arte. Su autor se presenta como un nuevo exponente del stencil. Vale aclarar que luego de la denuncia el sitio fue modificado, pero obviamente tenemos las capturas y las descargas del mismo, tal y como se veía en ese momento. Luego de chequear el no haber sido víctima de algún virus desde el mail recibido me comuniqué con el Jefe de la División Prensa, el Comandante Marcelo Néstor Torrisi, el cual me refirió que en la oficina desde hacia unos meses tenían problemas con un virus que se propaga a las direcciones de la libreta de los correos. Este había comenzado infectando correos personales y luego el de la oficina de prensa, explicación más que lógica y que en nada inculpa o merece investigación administrativa sobre el personal de prensa. Sí consideré que otros debían ser responsables por el control de los servicios online internos de una de las fuerzas de seguridad más importantes del país.
 
Atento a esta inquietud, y la falta de una respuesta oficial por parte de las autoridades de la Gendarmería Nacional, a la que se le cursaron dos mail, envíe un mail al ministro Aníbal Fernández solicitándole información al respecto. Conjuntamente, publiqué una nota al respecto el día 5 de enero del 2009 titulada “Lo que faltaba, hackean ordenadores de la Gendarmería Nacional” donde, además de comentar el hecho del mail de Gendarmería, se mencionaba cómo unos hackers habían adulterado la web nada menos que de la Secretaría de Comunicaciones de la Nación, hecho tal vez no tan grave de no ser por la demora en corregir el hackeo y la paradoja de que la víctima sea el ente contralor de las comunicaciones.




Respuesta oficial

La única respuesta oficial —y que se agradece— llegó del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, el día 7 de febrero de 2009, aunque la fecha del encabezado de la nota D.D.Nº 1005/09 es del 26 de enero del 2009. La firma la Dra. Silvina Elena Zabala, Jefa de Gabinete del ministerio.

En la misiva, la explicación es que según el informe elaborado por el Comandante General Juan Obdulio Sanz, Subdirector (2º Jefe) de la Gendarmería Nacional Argentina, el correo mencionado fue enviado desde una cuenta personal que pertenece al Jefe de la División Prensa de Gendarmería, y el correo personal fue obtenido desde un prestador público de webmail y no desde una cuenta corporativa del dominio “gendarmeria.gov.ar”. En ese orden, el mail precitado se originó en forma automática e involuntaria desde la cuenta mencionada originándose lo que se conoce como SPAM.
Continúa la nota destacando que tanto la División “Seguridad Informática” de la fuerza como el ARCET (Coordinación de emergencias de redes informáticas) que depende de la Secretaría de la Función Pública y actúa como Organismo de apoyo y control permanente de todos los sistemas informáticos del Estado Nacional, no registraron incidente alguno que se relacione con el hecho en cuestión.

Quién es quién


Curiosamente al responder en su nota, el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos confunde el apellido de uno de los Oficiales Jefes más importantes, el 2º al mando de Gendarmería, al cambiar su apellido Sainz, por Sanz, tal vez por la costumbre de leer habitualmente las columnas del periodista Christian Sanz que tienen al ministro y su gente abonados en sus interesantes artículos. Como sea, el error se suma a la extensa serie de falacias de la nota.
-Comandante General Don Juan Obdulio Sainz, nació el 14 de agosto de 1950 en la provincia de Corrientes, es casado y padre de 2 hijos, ingresó en la fuerza el 1 de marzo de 1970 en el escalafón de seguridad. Hasta su designación en el año 2005 como segundo a cargo de la fuerza desempeño diferentes puestos en varias de las provincias nacionales, la última en Santa Fe como Jefe de la Región II. Su llegada fue apresurada al igual que la del Jefe de la fuerza el Comandante General Don Héctor Bernabé Schenone cuando la fuerza tenía el triste récord de haber tenido cinco jefes entre los años 2002 y 2005, cuando el Comandante General Pedro Agustín Pasteris (mimado del kirchnerismo) debió dejar su cargo luego de las graves acusaciones de participaciones en actos de violaciones a derechos humanos, Sainz figuraba entre los posibles nombres para ser jefe de la fuerza.

Sainz, en el mes de abril de 2008, estuvo a punto de generarle un dolor de cabeza al verborrágico ministro Fernández cuando se lo vinculó en una causa por violaciones a los derechos humanos que investiga el Juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila. Otro dato curioso es que Sainz comenzó en el 2002 una demanda contra el Ministerio del Interior y la Gendarmería Nacional bajo el expediente Nº 142976/2002.

Políticamente se comenta que es uno de los hombres de confianza del ministro y acompañó como subjefe de policía la intervención federal de la provincia de Santiago del Estero en la gestión de Pablo Jorge Lanusse. Cuyo jefe político era el entonces Ministro del Interior Aníbal Fernández. -ArCET (Coordinación de Emergencias en Redes Teleinformáticas), aquí también existe un fallido en la nota que se me cursara, ya que se menciona al organismo como “Coordinación de Emergencias de Redes Informáticas”, según la nota, este organismo del Estado dependiente de la Subsecretaría de Tecnología y Gestión que funciona desde el año 1999, aseguró que no se reportaron incidentes que se relacionen con el hecho en cuestión, afirmación a la que adhiere la División de “Seguridad Informática” de Gendarmería.
Debemos destacar que resultaría absurdo que la propia división encargada de la seguridad informática de la fuerza reconozca y, mucho más, se haga responsable de no haber realizado bien su trabajo de prevención, en el caso del virus que jugueteo con los correos de la División Prensa.
En el caso de ArCET, estos no han podido confirmar a este medio lo informado, es decir, no han podido confirmar que no existió un incidente, como tampoco lo contrario, amparados en el Art.5º de la Resolución SFP Nº 81/89 de confidencialidad de la identidad del organismo afectado, una resolución que jamás fue revisada, pero que merecería estudio por parte de algún constitucionalista.

-Dra. Silvina Elena Zabala, actual Jefa de Gabinete de Asesores del Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, el Dr./Cr. Aníbal Domingo Fernández, salvo el haber acompañado por su paso en las distintas designaciones del ministro, no hay relevante información al respecto, ha sido para definirlo en criollo “una buena compañera”. El propio ministro con motivo de su designación como Secretaria de Interior, el 22 de diciembre del 2005, se refirió en estos términos: …“ En el caso de Silvina, 15 años de trabajar juntos muestran un montón de otras cosas que uno tiene que rescatar. En algún momento en la Convención de la provincia de Buenos Aires, en algún momento en la Secretaría de Gobierno, en el Senado de la Provincia o en el Ministerio de Trabajo, después en la Subsecretaría General de la Presidencia y hoy con la responsabilidad de la Subsecretaría de Interior y el manejo del despacho de este Ministerio.”…
En ese mismo acto el ministro también destacó a otro funcionario que asumía en la Subsecretaría General de la presidencia, Daniel Varizat.
Esta confianza de Aníbal Fernández se mantuvo y Zabala pasó por la Secretaria de Seguridad Interior hasta ocupar hoy la jefatura de asesores.


Conclusión

Más allá de que el hecho denunciado pueda ser considerado como algo menor, es de destacar que no es correcto que ante el requerimiento de un ciudadano desde el Estado se le responda con una mentira. Los motivos pueden ser varios, desde la negligencia por no hacer bien su trabajo de varios funcionarios, hasta la intención de no “quedar” pegados en un hecho que debía ser evitado. Si bien en seguridad informática no existe la plena seguridad, esta cadena de información inexacta es preocupante, reconocer que existió un incidente, que se trabajó en el tema y que se tomaron medidas hubiera sido la correcta respuesta. Negar lo que es un hecho, no hace más que resaltar el nivel de impunidad con el que se manejan nuestros funcionarios y cómo esto los lleva a contestar cualquier cosa.

Para graficar de manera clara, lo inexacto del informe del 2º jefe de Gendarmería, adjunto (2da imagen) a la nota, una captura del correo recibido, donde claramente se aprecia que la dirección utilizada sí, pertenece a las cuentas corporativas de la Gendarmería Nacional, y no como se menciona en la nota a una cuenta personal y de un servidor externo.
Es mi profundo deseo que se interprete correctamente esta nota, no existe nada personal con ninguno de los mencionados, no los conozco y tal vez sólo se dedicaron a rubricar lo que algún asistente les acercó. Pero no puedo dejar de preocuparme por el hecho de que tanto el ministro como las fuerzas a su cargo informan a la presidenta de La Nación, y es preocupante que puedan existir en otros temas relacionados con la cartera hechos similares.

Espero sirva de llamado de atención, que se determine quién a mentido en esta información errónea y también me comuniquen como lo han hecho, si sostienen lo informado hasta ahora.
Una sola reflexión final me queda de todo esto, y es que el ministro Aníbal Fernández está desinformado. Tal vez valga la pena recordar que “quien mucho abarca, poco aprieta.”
 

Marcelo Ricardo Hawrylciw
Editor General del Diario El Sindical

Tags: Aníbal, Fernández, Cristina, gobierno, ministro, presidenta, Kirchner.

Publicado por hawrylciw @ 17:38
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios