Domingo, 21 de diciembre de 2008

image

Victoria Lagos es la sobrina de Fernando Lagos, un joven militante que a los 24 años de edad fue secuestrado por un grupo paramilitar y pasó a ser un desaparecido más. Hoy su sobrina desde Marcos Paz, trabaja por los derechos humanos y la memoria desde un concepto más conciliador. Su trabajo y sus objetivos.

Victoria Lagos "Vicky" para su entorno, es una joven de 24 años, sobrina de Fernando Juan Lagos, un joven militante al que sus compañeros llamaban "Nando" y que fue secuestrado el 4 de marzo de 1977 por paramilitares en Lanús Oeste. Había nacido un 15 de diciembre de 1956 y ya desde los 15 años militó en la JTP Juventud de Trabajadores Peronistas y en Montoneros.
 
Quienes lo conocieron recuerdan siempre su sonrisa, su compromiso con los que menos tienen y su lucha por la dignidad de aquellos que temían hacer escuchar su voz, su dolor, su reclamo.
 
Victoria, mejor que nadie comprende y sabe lo que es la "ausencia", esa astilla que no deja de recordarnos que sufrimos, y ella sufrió como su familia la ausencia del desaparecido, su tío, fue enterrado como N.N en el cementerio de Avellaneda, un lugar que recuerdo me impacto al ver la cantidad de cuerpos apilados desnudos y mutilados en los fondos del mismo, para luego ser enterrados en fosas comunes.
 
Tal vez por eso, hoy Victoria no deja de destacar el trabajo del Centro de Antropología Forense que les devolvió los restos de Nando, para que tuvieran un lugar donde rendirle homenaje, para llorarlo si tiene ganas.
 
Cuando se recuperaron los restos de Fernando, Victoria en el cementerio de Lanús hizo uso de la palabra y dijo: “quiero seguir su ejemplo y levantar las banderas junto a muchos jóvenes más, luchando por el mismo sueño. Ya nuestros compañeros las levantaron por la justicia social. Son las mismas banderas de San Martin, de Güemes, del Chacho Peñaloza, de Yrigoyen, de Perón y Evita. Ahora nos toca a nosotros continuar la lucha de los que ya no están”.

Esta nota, es en lo personal una de las notas que más he disfrutado, porque con todo ese dolor a cuestas, que ella misma define como un amputación al amor que le han provocado al privarla de conocer a su tío, del cual se nutre por los comentarios de familiares y amigos de él, a pesar de que no exista un consuelo total a lo que siente, su trabajo y su discurso no es agresivo, no porque no existe la bronca, no por debilidad, sino porque justamente la verdadera lucha esta en difundir, en crear conciencia, en generar que aquellos que no saben, sepan, que lo peor que nos puede pasar es que nos digan o nos impongan quien es bueno o malo, quien tiene derechos y quien no.
 
Victoria es en mi opnión una docente de la memoria, con sus jovenes 24 años, tiene una coherencia dialéctica congruente con el trabajo que realiza por el bien de otros, o porque no, de todos.
 
Y no quiero dejar de destacar una anécdota de ella sobre un joven con discapacidad, que la llevo a poner a prueba sus propios límites al saber que este era hijo de un militar, aún así, superando el dolor interno y la bronca lo ayudó, trabajo con él a pesar de todo, demostrando que su proyecto es el de un país mejor, más armónico socialmente.
 
La memoria debe ser la conciencia que nos advierta a tiempo que es bueno y que es malo, debe recordarnos que nadie es dueño del dolor, que nadie es dueño de la vida y que nadie debe discriminar.
 
El respeto a los seres humanos debe ser siempre una condición y no una exepción, todos tenemos derecho a pensar diferente, a emprender acciones constructivas, incluso a reclamarle a las autoridades por el trabajo, la educación, la salud y la justicia.
 
Personalmente ha sido un honor conocer a Victoria y su familia, ha sido un placer ver su trabajo para integrar a las personas, dejando de lado capacidades o discapacidades.
 
Estoy seguro que algo de su tío Nando, ese que tanto necesita no solo está orgulloso de ella, sino que una parte de él vive en ella, en su sonrisa, en su mirada, en su trabajo y en sus luchas.
 
Tal vez este artículo sea uno de los menos objetivos que haya escrito, pero es muy difícil no involucrarse cuando se defiende la vida, la libertad y la dignidad de las personas. En la Argentina muchos familiares y padres aún hoy necesitan justicia, aún hoy hay materias pendientes del Estado, y como bien siempre es bueno aclarar, los derechos humanos son de todos, porque todos somos humanos.
 
Para concluír voy a dejar dos frases de la película la intérprete, "Los disparos alrededor nos impiden oír bien, pero la voz humana es diferente de los otros sonidos. Puede hacerse oír por encima de ruidos que lo inundan todo aunque no esté gritando, aunque sea un susurro. Hasta el murmullo más leve silenciaría un ejército cuando dice la verdad."
"Cada uno que pierde alguien quiere la venganza sobre alguien, sobre Dios si ellos no pueden encontrar a nadie más."
 
VIDEO
 
 
Por Marcelo Ricardo Hawrylciw
Editor General Diario El Sindical
www.elsindical.com.ar

Tags: victoria, lagos, arte, cultura, derechos humanos

Publicado por hawrylciw @ 14:49
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios