S?bado, 29 de noviembre de 2008
image

No sabemos si el Dr. Zin padece alguna enfermedad que le impide ver la situación hospitalaria, oír los reclamos o simplemente se trata de un enorme simulador que no predica con el ejemplo.

Joaquín Setanti: “Muchas buenas medicinas no pueden aplicarse por ser los enfermos mal sufridos” (En nuestro país no tenemos ese problema; aquí somos bien sufridos). 

          Definir la situación actual de la salud en la provincia de Buenos Aires, es simplemente decir pésima, pero para ser justos, debemos destacar que es una problemática que viene desarrollándose desde varias gestiones hacia atrás.

Con esto, no voy a eximir al Dr. Claudio Zin, de la enorme responsabilidad que ha tenido en acelerar algunas falencias y de lo obsoletos que parecen encontrarse algunos hospitales del conurbano ante la falta de personal, y cuando decimos personal es en el sentido más amplio, profesionales, auxiliares, administrativos y hasta personal de seguridad.

Desde hace unos meses, desde este medio hemos recorrido distintas guardias médicas del conurbano, en especial aquellas que concentran la mayor cantidad de habitantes y eventualmente otras menores para poder tener un panorama correcto de la situación.

La conclusión fue alarmante, no existe por los hechos un real compromiso médico y mucho menos político de brindar un servicio de salud digno.

Para sustentar el presente artículo hemos entrevistado a diferentes profesionales que por cuestiones más que obvias no pueden brindar su testimonio con sus datos, porque entonces sí, el ministerio de salud responderá de forma expeditiva con un sumario al profesional.

Es muy difícil quitarse de la mente la imagen del Dr. Claudio Zin como periodista científico, en sus columnas con acierto criticaba muchas de las políticas de salud aplicadas en la provincia de Buenos Aires y más duramente la falta de respuestas de los funcionarios cuando periodísticamente se les requería información.

El ahora funcionario, hace justamente lo mismo que criticaba, no acierta con las medidas y lo que es peor no da respuestas a los requerimientos periodísticos.

Esto en el ministro de salud bonaerense es doblemente criticable, es decir, o fingía interés al ejercer el periodismo o adolece de una doble moral.

Cuando el día viernes lo veía sonreír en el partido de Lanús al entregar una ambulancia de alta complejidad y asegurar que esto iba a mejorar la atención de emergencia de los ciudadanos, no salía de mi indignación al ver como alguien que sabe mejor que nadie la crisis que se padece en la provincia monta un CIRCO mediático.

La pregunta del millón es, Dr. Zin, ¿de qué sirve una ambulancia si no tiene tripulación?, y esto es así, porque a diferencia de la Capital Federal, en la provincia de Buenos Aires desde hace unos meses, en casi todos los partidos del conurbano, las ambulancias solo se desplazan ante heridos de bala o accidentes graves en los que se solicitan por la policía. Fuera de eso, no espere una ambulancia, los mismos operadores telefónicos de los hospitales han coincidido en una respuesta, “Señor, si usted puede, trate de que algún vecino lo acerque al hospital…”

A esto suponiendo que uno llegue a la guardia aún con vida, encontrará la falta de médicos disponibles, falta de enfermeros, falta de insumos, falta de camas y lo más grave falta de compromiso en muchos profesionales.

Sí, aunque muchos se comiencen a rasgar la ropa y eleven comentarios de protesta, la realidad es esta, señoras y señores, dejemos la hipocresía de lado, hay muchos médicos que tienen la cabeza en otro lado, atienden sin un mínimo de responsabilidad, medican, prueban y a casa, si sigue igual vuelve.

En ese si sigue igual vuelva, muchas personas empeoran su cuadra clínico.

Les aseguro que hay un abismo entre la atención en la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal y que esta diferencia se acentúa aún más en lo que a pediatría se refiere.

LA SALUD DE NUESTROS HIJOS

      Este es un punto más que preocupante, se sabe que los niños son los más vulnerables en lo que a enfermedades se refiere, que en el conurbano esto se hace más evidente por la mala alimentación y la falta de conductas preventivas o hábitos de higiene sin embargo, los hospitales de niños provinciales y los servicios de pediatría no están a la altura de los males que puede padecer un niño.

Los hospitales interzonales, carecen de la cantidad de enfermeros, médicos e insumos para pediatría y varias maternidades públicas en horario nocturno no cuentan con la debida seguridad.

La figurita repetida en los servicios de pediatría son los “otoscopios”, un elemento que parece escasear en los servicios, otro es la limpieza de las áreas de neonatología y sus acondicionamientos.

En nuestra recorrida hemos encontrado baños en condiciones deplorables.

Es lamentable que para muchos políticos solo sean temas de agenda aquellos que por su impacto la gente es capaz de salir a reclamar a las calles y dejen de lado temas tan relevantes como la salud.

Quizás por desconocimiento muchos ciudadanos ignoran lo que se vive en las guardias de los servicios de pediatría, ver bebés afiebrados deformados por el llanto, algunos vomitando, otros con convulsiones y desmayos mientras padres desesperados golpean puertas que no se abren.

Estos niños también son víctimas señor gobernador y señor ministro de salud de sus desafortunadas políticas, la culpa no es solo de ustedes, pero uno cree que un político al postularse lo hace con conocimiento de que es lo que asume.

De lo contrario lo mejor es que renuncien.

CONCLUSIONES  

      En próximas editoriales ampliaremos esta situación que denunciamos aportando nombres y casos, hay algunas fotografías que serán editadas en resguardo de los menores, pero lo importante es que todos tomen conciencia de la grave crisis de salud que se vive en la provincia de Buenos Aires y de que las autoridades políticas no están colaborando en resolver, ni en brindar explicaciones a los medios independientes.

Al parecer, solo se dan entrevistas a los medios que difunden a un ministro de salud sonriendo entregando una ambulancia, cuando la realidad es que no hay motivos para reír ante la situación hospitalaria.

Es sinceramente indignante ver como desde la época de los coliseos romanos a la gente se la trata de entretener unos minutos para que luego vuelvan a sus miserias.

¿Por qué? los medios no muestran las guardias de los hospitales, ¿por qué? no se habla de la atención de muchos médicos que son receta y prueba.

¿Por qué no existen protocolos de seguridad que se cumplan en lo que a prevención de infecciones hospitalarias se refiere?, ¿cómo puede ser que operarios o empleados de limpieza circulen por los hospitales en sectores sensibles con su ropa sin desinfectar?

Lejos está intentar desacreditar la profesión de los médicos, pero señores dejemos de lado las caretas, muchos no sienten la “camiseta” si lo queremos definir en términos coloquiales.

Uno no desconoce que los médicos, enfermeros y auxiliares están mal pagos, que a veces son tratados con ingratitud, pero no pueden pagar justos por pecadores, ustedes tienen una enorme responsabilidad. El paro de un colectivero, solo dificulta el viaje, pero ustedes tienen vidas en sus manos, nunca olviden eso.

Y esta critica de medicar y ver es extensiva  a los profesionales de la Capital Federal, ya que si bien los recursos son muy superiores a los de la provincia de Buenos Aires, muchos tienen esa cómoda actitud de tome esto, vemos la evolución y sino regrese.

Un dato para tener en cuenta es que más del 50% de los pacientes pediátricos que se atienden en la Capital Federal provienen de la provincia de Buenos Aires y no justamente de localidades linderas a la Capital Federal, hay niños de Pergamino, Luján, Mercedes, Mar del Plata, Bahía Blanca, etc.

Desde este medio, hemos cursado notas al Dr. Claudio Zin, la cual fue recibida pero sin respuesta, al Director provincial de hospitales y a los Jefes de las regiones, ninguno de estos funcionarios se ha dignado a dar una respuesta.

Comenzamos un tema que seguiremos muy de cerca, estaremos en los hospitales buscando respuestas y cerca de la gente, si usted se siente identificado con la nota o fue víctima de mala praxis escríbanos, así cuando más reclamemos, más fuerte nos oirán.

Es nuestro mayor deseo alertar a las autoridades y que el gobernador Daniel Scioli no actúe como cuando competía que se colocaba el casco, no escuchaba y solo iba para adelante.

 

Marcelo Ricardo Hawryciw

Editor General Diario El Sindical

www.elsindical.com.ar


Tags: salud, bonaerense, zin, scioli, habitantes, hospitales

Publicado por hawrylciw @ 20:23
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios