Jueves, 25 de septiembre de 2008
image

La anunciada presentación del nuevo libro sobre aspectos de la vida del mítico líder sindical Saúl Edolver Ubaldini, realizada en el salón Felipe Vallese, tuvo todo para ser un éxito redondo, pero algunos errores hicieron deslucír la presentación.

Ya antes de llegar a la sede de la CGT, en la calle Azopardo 802, se podía apreciar en algunas paredes y espacios afiches anunciando la presentación del libro "Ubaldini: Crónicas de un militante obrero peronista", incluso a minutos de las 17:00 hs, un grupo de jóvenes rondaba la sede con afiches y engrudo buscando donde colocar los últimos.
 
Vale aclarar que este medio tuvo muchos inconvenientes a la hora de intentar acreditarse para el evento, todo esto a pesar de haber recibido varios mail solicitando difución del acontecimiento e invitandonos a participar.
 
La empresa encargada de la edición del video y el libro "Runa comunicaciones" debemos decir que es de lo menos recomendable en cuanto a la política de trabajo, sí muy recomendada si se busca un alcahuete a sueldo, en primer lugar nos ningunearon información y hasta nos pidieron disculpas enviandonos un mail donde nos decían no tener entradas para la presentación, curiosamente no existía entrada alguna.
 
Luego, ya en los momentos previos a la presentación, en un simulacro de acreditaciones, lo primero que hicieron al tomarme los datos  fue anunciar mi presencia a Darío Nazar y Saúl hijo, apareciendo ambos a interrogar me sobre distintas cuestiones.
 
Darío Nazar, con una participación mínima en este libro y solo 40 segundos en el video, debe sentirse importante ya que con preguntas capciosas intentó una especie de apriete, ¿los motivos?, a muchos sindicalistas y a sus laderos les preocupa y mucho la existencia de medios independientes. De forma torpe y demostrando una falta de tacto típica de los brutos, inventó la excusa de que alguien de este medio, realizaba llamadas haciendo preguntas sobre él y el hijo de Saúl, acusación absurda si alguien busca hacerse público y más aún si no hay nada que ocultar. Ante el pedido de que revelará el nombre de ese molesto, luego de dudar, dijo es "la viuda negra", para aclarar que se trataba de la viuda de Ubaldini Margarita. Después de aclararle que no me consta y que la señora no tiene vinculación laboral con el medio, curiosamente el le restó importancia, aconsejandome "cuidate" de esa mujer.
 
Públicamente, espero que el señor Darío Nazar se disculpe con este medio, por su actuación y sus mentiras incoherentes al asegurar primero que desconocía este medio, para asegurar luego"tenémos gente trabajando en Avellaneda y no conocen el diario de ustedes", ¿acaso alguien manda a investigar algo que no conoce?, ¿cómo sabe alguien lo que se escribe en un medio que nunca vio?, y por último, ¿desde cuándo, un medio es discriminado por su independencia editorial?. Llevamos más de tres años de existencia y con orgullo hemos superado los tres millones de visitas únicas. No somos los otros medios obsecuentes que por la publicidad o las dádivas sindicales venden una imagen de "honestidad" gremial, somos independientes.

Este señor, Saúl junior o cualquier otro sindicalista, político o lector, debería saber que existe la libertad de prensa, la libertad de opinión, el derecho a réplica y en última instancia la justicia. Por mal camino van en esta dirección de "apriete", además de ser cobardes hacerlo en un ámbito de locales y con 200 tipos de choque.
 
La ceremonia comenzó pasadas las 17:30 hs, con un colmado Salón Felipe Vallese al que asistieron el consejo directivo de la CGT y de "las 62", el diputado nacional y abogado laboralista Héctor Recalde, familiares y amigos de Ubaldini -fallecido el 19 de noviembre de 2006-, su hijo Saúl Edolver y su secretario privado Darío Nazar, entre otros.

También concurrieron y hablaron los ex titulares de la central obrera Antonio Cassia, Rodolfo Daer, Naldo Brunelli y José Luis Lingeri -uno de los llamados "jóvenes brillantes" en la década del '80- y el autor de la obra, quien relató anécdotas y realizó una ajustada cronología de la vida y las luchas de Ubaldini.

"La vocación de Ubaldini para la lucha, su carisma y poder de convocatoria fueron inigualables", señaló el titular de la CGT, Hugo Moyano, en el acto de homenaje en Azopardo 802.

El jefe de la central obrera y del sindicato camionero sostuvo que más allá de que algunos de "los que hoy están aquí presentes tuviesen en su momento algunas divergencias, los hemos convocado porque a Saúl le hubiera gustado que estuviesen todos".

"Tal como enseñó ese gran dirigente que fue Lorenzo Miguel, quien solía llamar a Saúl 'El Pibe', Ubaldini luchó como él denodadamente por la unidad sindical", enfatizó Moyano, quien dijo que el ex titular de la CGT única entre 1986 y 1990 tuvo "una inigualable vocación de servicio y de lealtad a Perón y Evita".

Moyano recordó que conoció a Ubaldini en 1980, cuando se creó la CGT-Brasil, que funcionó en la esquina de la Avenida Brasil y Luis Sáenz Peña, y subrayó que ello representó "una continuidad del movimiento gremial de 'los 25' y las 62 Organizaciones".

Moyano sostuvo por último que la actual conducción cegetista continuará luchando por "la unidad total del movimiento obrero".

Por su parte, el titular del brazo político del sindicalismo peronista y dirigente rural, Gerónimo Venegas, indicó que Ubaldini fue "un verdadero ejemplo militante, trabajador y peronista" y añadió que a Saúl "le tocó encabezar una de las etapas más difíciles del movimiento obrero, la lucha contra la dictadura".

"Era un compañero admirable, con un indiscutido poder de convocatoria, que luchó codo con codo con el interior del país y, fundamentalmente, por el retorno del peronismo al poder luego de la derrota electoral de octubre de 1983", puntualizó Venegas.

El acto fue realizado en conmemoración del 26to aniversario del primer plan de lucha nacional lanzado por la CGT contra la dictadura militar luego de la guerra de las Islas Malvinas, ocasión en la cual Ubaldini fue detenido en una manifestación.

"La muerte de Ubaldini provocó una pérdida irreparable para el movimiento obrero argentino", concluyó Venegas.
 
Tampoco faltó la nota color, en boca del actual Secretario General de cerveceros Lagar, quien al hacer uso de la palabra recordó sus tiempos de extremista y hasta dijo que "nadie debe sentir vergüenza de haber puesto algún caño"
 
La conclusión de haber presenciado el acto, de haber escuchado detenidamente a cada uno de los oradores y de conocer su trabajo por los trabajadores, fue de que el acto fue impecable para quienes no conocen los trasfondos de las internas sindicales, de los amores y odios detrás de los hombres, en cada palabra y frase pronunciada se podía oler la hipocrecía, se hablaba de unidad, de la familia sindical, de lo que a Saúl le gustaría, y sin embargo, en un acto donde se lo llamó "héroe" faltaron sus dos hijos más pequeños, dejemos de lado la antipatía con su viuda, el conventillo de acusaciones, ninguno de los presentes y varios de los ausentes no podría arrojar la primera piedra, pero sí puedo afirmar que así como hay mujeres despechadas, hay hombres despechados.
Entre tanto que se dijo faltaron muchas verdades, fui con la curiosidad de saber si el hecho de que un periodista haya guiado este libro traería algo de luz en los aspectos más desconocidos de un líder con errores y aciertos, con amores y odios, pero solo me lleve la misma impresión de antes, que para muchos dirigentes es mejor aplaudir a quien no quisieron en vida, que permitir que se corra el velo sindical, los comentarios en el lugar como siempre son lo mejor, lástima que nadie les ponga un micrófono.
 
Por Marcelo Ricardo Hawrylciw
Editor General Diario El Sindical

Tags: libro, Saúl, Ubaldini, CGT, acto, Moyano, Venegas

Publicado por hawrylciw @ 8:25
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios